Imagen de una escena de la película La Misión

‘La Misión’ cumple 38 años y nos ayuda a reflexionar sobre el amor que no discrimina
Escuchar el texto

A veces juzgamos demasiado
y es muy positivo que vivamos
en carne propia lo que otros
nos puedan inspirar para escribir
una historia propia.

Las películas nos dan la posibilidad
de conocer a personajes y entender su visión
para comprender sus comportamientos
y la forma que tienen de entender la vida.
A ti, ¿qué personajes te gustan y por qué?

Yo me animo a escribir
sobre un personaje de la película
La Misión que me inspiró bastante.

Esta es una película
que emociona y que recibió
al estrenarse en 1986
3 premios Oscar
de la Academia Americana de Cine.

El personaje de Rodrigo Mendoza es mi favorito.
Es interpretada por el fantástico actor Robert de Niro.

Rodrigo Mendoza encuentra la felicidad junto
a los indígenas que viven en el santuario
creado por los curas jesuitas.

Antes, ha asesinado a su hermano, ha vendido esclavos
y ha vivido en un mundo de lujos, hipocresía y poder.

Rodrigo Mendoza encuentra en este santuario
la posibilidad de encauzar su vida
con la bella convivencia junto a los indígenas.

Rodrigo arrastra una piedra enorme
como penitencia por todos sus malos actos.

Y los indígenas, en vez de matarlo,
cortan el nudo que ata la piedra y lo liberan.

En esta fantástica escena,
la alegría de Rodrigo Mendoza
llega acompañada de una música excelente
donde Rodrigo se da cuenta de que no debe juzgar
a quienes son diferentes a él.

Allí, este personaje recupera
su inocencia olvidada
y junto a las cataratas,
juega con los niños indígenas y con el agua.

Rodrigo y los indígenas se esfuerzan
por tratar bien a los animales y a las plantas.

Hay un momento de la película
en el que Rodrigo lee un libro y vuelve
al camino del amor tras una vida
llena de mentiras, lujos e violencia.

El libro que lee Rodrigo cerca del río dice:
El amor es lo que todo lo cambia
y es el verdadero motor de la vida.
Los valores humanos son esenciales
y en Rodrigo yo vi un ejemplo de ello.

¿Os animáis a escribir una historia
sobre el poder del corazón humano
y lo que puede llegar a cambiar
la vida a nuestro alrededor?

En vuestra vida diaria:
¿demostráis que no debemos juzgar
y debemos dar valor un amor
que no discrimina ni hace diferencias
entre las personas?

Por cierto, esta película fue un hecho real.

¡Gracias amigos y amigas!

Compartir en

Deja una respuesta

Puedes publicar en el club sin dar tu correo o nombre.
Tu opinión se publicará como Participante / Anónimo.