Justicia para Isaac, justicia TEA
Escuchar el texto

¿Quién era Isaac?

Esa pregunta, por desgracia,
solo su familia y sus personas queridas
saben responderla.

Pero a pesar de no conocerle
y no hacerle justicia con mis palabras,
hay algo que sí que puedo decir
de él.

Isaac era yo,
Isaac era mi pareja,
Isaac eran mis amigos,
mis compañeros de trabajo,
porque en definitiva
Isaac era cualquier persona
con Síndrome de Asperger y TEA
y todas aquellas que luchan
por su visibilización.

Por eso, Isaac somos todos,
y si le matas a él,
estás atacando, vulnerando,
vejando y discriminando
a toda mi persona
y al colectivo de personas
TEA al que yo pertenezco.
Si le matas a él nos matas a todas.

El caso de Isaac no solamente
es el asesinato,
eso es solo como dicen en Psicología,
la punta del iceberg,
la parte visible que todo el mundo ve.

Lo que muy poca gente sabe,
es que Isaac sufrió abusos,
por aquellos que le mataron,
durante 3 meses.
Y el abuso es un tipo de violencia.

Continuamente me pregunto:
¿Qué hizo Isaac para merecer esto?

Para él, al igual que para Samuel,
no existió la justicia.

Fueron víctimas del sistema,
de las purgas y genocidios sacadas
de la época nazi,
en donde aquel que era diferente
se le exterminaba y acababa con su vida.

Aquellas personas que le dieron caza
y muerte lo hicieron por la relación
de poder existente
en ambas circunstancias.

Lo hicieron porque sabían que tenían
el poder para hacerlo.

La violencia ejercida
a personas de mi colectivo,
como buena aspie y TEA que soy,
es una lacra que llevamos arrastrando
desde décadas atrás.

Pensad en cuántas noticias
habéis leído sobre personas autistas
víctimas de bullying, acoso laboral,
traumas psicológicos y emocionales
que llevaron al suicidio…miles de ellas.

¿Y cuál es la relación entre ambas?
La mayor vulnerabilidad, exclusión,
segregación y desprotección
de mi colectivo TEA
frente a personas que abusan de nosotras.

Sin embargo, hay una cosa
de la que me siento
tremendamente orgullosa
y es la capacidad de unión
a través de las desgracias
de todo el colectivo autista.

Sororidad TEA
como a mi me gusta llamarlo.
Creo que no existe ningún autista orgulloso
de serlo que no haya llorado
y se haya conmovido
con la trágica noticia de Isaac,
que no haya difundido las noticias
sobre abusos a una persona TEA
a través de las redes sociales.

En definitiva, que no haga
de esta lucha, su propia lucha.
Porque creo sinceramente,
sin temor a equivocarme,
que no hay autista en este mundo
que en algún momento de su vida,
no se haya sentido discriminado
o abusado por ser lo que es.

La “Sororidad TEA
no conoce de límites.
El mensaje y la noticia de Isaac
se han vuelto virales,
y se están difundiendo videos,
comunicados, manifiestos,
hablando de esa justicia para Isaac
y para que mi colectivo esté libre
de toda forma de agresión
o de violencia.

¿Y todo por qué?
Por una simple idea.
Porque Isaac ha muerto,
pero esa misma persona,
podría haber sido yo.

Cristina Paredero.
Miembro del Equipo de líderes
de Plena inclusión,
del Grupo de Apoyo a la Dirección
y de la Junta Directiva
de Plena inclusión España.

 

Compartir en

Un comentario en «Justicia para Isaac, justicia TEA»

Deja un comentario

Puedes publicar en el club sin dar tu correo o nombre.
Tu opinión se publicará como Participante / Anónimo.