Serafín, el payaso sin nariz
Escuchar el texto

payaso

Érase una vez un payaso muy gracioso llamado Serafín. Este payaso actuaba en un circo muy grande, con tigres, leones, acróbatas, etc. Pero un día Serafín hizo una actuación diferente y especial. En el hospital de oncología fue a visitar a unos adorables niños enfermos de cáncer. Ellos entre risas y risas, el pobre payasito perdió su nariz. Una nariz roja como un tomate. Un niño vio llorando al payaso y le preguntó: que te pasa Serafín? Y él le respondió: perdí mi nariz y no volveré a haceros reír.

Manolito un niño muy amable, le dijo al payaso, no te preocupes jugaremos a buscar tu nariz. Al ver que no apareció, Manolito dijo: tengo una idea, cogeré un pintalabios y pintaré la puntita de tu nariz para que vuelvas a sonreír.

Y así lo hizo, fue mirarse al espejo y morirse de un ataque de risa. Estaba súper feliz y los niños se olvidaron por un día que no estaban en el hospital. Ese payaso en un día había conseguido lo que ellos querían ser niños y disfrutar sin pensar en su enfermedad.

Compartir en

Deja un comentario

Puedes publicar en el club sin dar tu correo o nombre.
Tu opinión se publicará como Participante / Anónimo.