El carrito de la compra
Escuchar el texto

El carrito de la compra

 

            Érase una vez un carrito de la compra que tenía ruedas. Mucha gente lo compraba y el otro carrito que tenía 2 ruedas se quejaba mucho. Decía:

       Vaya, desde que ha salido el carro de 4 ruedas las mujeres lo compran mucho y me dejan de lado a mí que solo tengo 2 ruedas.

El motivo era que el de cuatro ruedas solo había que empujar y no tenían que emplear mucha fuerza, y el que tenía 2 ruedas les costaba tirar de él.

Estaba muy triste porque a él no le sacaban a la compra, solo sacaban el que tenía 4 ruedas y le cogió una manía muy grande.

El grande se ríe del pequeño, le llamaba el Pulgarcito y él se ponía triste, muy triste y se desesperaba.

Una mañana se cansó de que se metieran con él y se fue de la casa muy triste. Se quejaba de todo, todo le molestaba.

Hasta que un día de Navidad una niña dijo:

       ¿Qué hago con mis juguetes? ¿Los guardo en una caja? Ohhh, mira un carro de la compra, lo voy a coger y allí meto mis juguetes, ¡¡estupendo!!

El carrito de dos ruedas lo oyó y se puso muy contento. La niña se lo llevó a su casa.

       Mamá, mira, me lo he encontrado en la calle, para meter mis juguetes.

       Vale hija

El carrito tuvo mucha suerte del día de Navidad. Cuando veía un carro de 4 ruedas se reía él.

       Mira, vosotros con mucho peso y sufriendo mucho cuando yo estoy en una casa, tranquilo y sin coger peso, solo con juguetes de la niña., estoy contento viendo a la niña reír y tan contenta

Y su mamá tan contenta con el carro:

       Es la única manera que tengo sus juguetes guardados

El carrito de dos ruedas decía:

       Todavía sirvo para algo, aunque sea guardando los juguetes de la niña, muchas gracias señor mío, lo repetía muchas veces.

Todas las mamás que tenían un carro de 2 ruedas lo usaban para los juguetes de sus hijos. Las mamás contentas, los niños también y el carro contentísimo, por fin servimos para algo gracias al señor mío.

Y colorín, colorado, el carro está bien y contento y no está desesperado gracias a los niños.

 

FIN

Compartir en

Deja un comentario

Puedes publicar en el club sin dar tu correo o nombre.
Tu opinión se publicará como Participante / Anónimo.