Doce Meses
Escuchar el texto

 

Los doce meses del año

 

                                                                                       9- 7- 2018

ENERO

El año empieza el día 1 de enero. Que se celebra en el mundo entero por todo lo alto.

Cada país tiene su forma de celebrar la llegada de este día tan importante. Aquí en España se comen las doce uvas, mientras suenan como es costumbre las doce campanadas, que se ven y    escuchan en los medios de comunicación, como son la radio y la televisión. Siempre se pide para el nuevo año lo mejor, pero luego a la hora de la verdad, todo se queda como dice el dicho en agua de borrajas.

También el día seis se celebra la festividad de los Reyes Magos. Es un día para los niños. ´Eso dicen, pues los mayores a veces nos comportamos como niños´´. A más de uno le gusta que le den alguna cosilla, por muy pequeña que sea, en los que se incluye quien está escribiendo.

Después de las fiestas viene la rutina diaria y tienes que empezar con los horarios. Y v PAGE 1uelta al trabajo.

Así te enfrentas con otro año más. Al principio piensas, “me dan unas ganas de estrellar el despertador contra la pared, que no sabes tú lo a gusto que me iba a quedar´´. Pero no queda otra que levantarte y tirar para adelante.

Hay una curiosidad sobre las uvas, según escuché en la televisión, en el telediario de las nueve de la noche, que en el año 1910, no estoy muy seguro de si es esta fecha, pero año arriba o año abajo hubo una buena cosecha de la uva. A partir de entonces viene la tradición de celebrar la llegada del nuevo año. No recuerdo bien el comentario exacto del pequeño reportaje. Si puedo decir que me llamó la atención, el hecho de que unos señores se pusieran de acuerdo en una cosa tan sencilla como la celebración de dicha cosecha. Y sobre todo implantar una costumbre tan popular, como es comer las doce uvas al son de las doce campanadas del reloj, de la Puerta del Sol, quien vivimos en Madrid. Y recibir el nuevo año por todo lo alto. La verdad, es que yo no iría a comer las uvas a la Puerta del Sol, ni con receta médica.

Febrero.

Febrero es un mes muy raro, a parte de que se le llama Febrerillo el loco, pues tan pronto hace un frío que te congelas al levantarte por la mañana cuando tienes que ir a currar, que luego al volver a casa a mediodía hay una temperatura, que parece que estamos en verano, no te fríes de calor de pura casualidad, pero piensas. ´´ Vaya un calor que hace. ¿Será posible? Verás tú, al final me frío como un pollo´´.

Cuando digo que está loco, es con razón, pues hay un dicho popular que le llama. ´´ Febrero y sus locuras´´. Es el único mes que tiene veintiocho días, aparte de cuando cae un año bisiesto que entonces tiene veintinueve. No sé donde leí o escuché cual era el motivo de dicha rareza, pero ha pasado mucho tiempo, y no puedo recordar nada de esta curiosidad.

Tiene unos cambios de temperatura tan bruscos, que muchas veces no sabes que hacer, si abrigarte mucho o poco, pues está loco de atar.

Hace tiempo me contaron una frase con mucha gracia, pues hacía mucho frio, dice así. ´´Cuando el rio suena bajo, hace un frio del carajo´´.

El tema del carnaval no lo tengo muy claro que digamos, pues este año fue en febrero, no se si es siempre así o no. El caso es que todos los años se hace una pequeña fiesta aquí en el centro con motivo de dichos carnavales. La verdad es que a mí personalmente no me entusiasma, pero me cogen por banda y tengo que participar. Tengo que decir que una vez al año no hace daño, y se pasa el tiempo enseguida y a gusto con los compañeros. Uno te dice una cosa, otro te hace algún comentario, también te ríes con la pinta que tiene cada uno debido a los disfraces. De esta forma sales un poco de la rutina diaria y desconectas de las cosas del curre. Que no todo en la vida es currar y currar, faltaría más.

Tengo que decir que los días son muy cortos, pues a partir de las seis de la tarde anochece totalmente. Y da la impresión de que es mucho más tarde de lo que en realidad parece.

 

 

 

 

 

 

Marzo.

Marzo también se las trae, como dice el dicho popular, ´´las mata a la chita callando´´´. Pues tiene unos cambios de temperatura tremendos.

Los días se van alargando un poco más, y quieras o no hay más luz natural. Luego está el tema del cambio de hora, pues el último domingo de marzo se adelanta una hora del reloj. Según dicen para ahorrar energía.

La verdad, mi opinión personal es que me parece una tomadura de pelo, mejor dicho, ´´una chorrada´´. Pues si no tienes que encender la luz antes, de todas formas, lo tienes que hacer después. Dicen que se aprovecha la luz solar, en algunas cosas si es cierto, pero en otras no.

Si puedo decir que causa muchos trastornos, porque ya estás habituado a esa hora, y llega el mes y el día fijados para ello y no te queda otra que cambiar la hora del reloj. Como estamos hablando de marzo toca adelantala, cuando sean las dos de la madrugada serán las tres. Yo me anticipo y antes de ir a dormir hago una batida de relojes, y los pongo en hora.

Así de esta forma cuando me levanto al día siguiente lo hago con la hora correspondiente, y me evito historias para no dormir.

Sobre el tiempo es un misterio, tengo ganas de que un día cuando me levante para ir a currar, esté todo blanco, eso si, que la nieve no cause estragos, y darme la vuelta y seguir durmiendo tranquilamente. Cuando veo o escucho los informativos del tiempo, de todo lo que dicen, muchas veces me creo lo menos posible.

No discuto que a veces aciertan, pero hay que reconocer que muchas se equivocan. Pues por muchos sistemas que tengan para medir el tiempo, no es una ciencia exacta, así pasa luego, que de lo dicho no hay nada de nada. Muchas veces al escucharles pronosticar para tres días, pienso, -´´si, si, tú di lo que quieras, pero a mí no me convences´´. Lo que si digo es que aquí en Madrid no nieva lo que se dice nevar ni de coña. Si hubo un poco de nieve un día de este invierno pasado, pero fue un engaña bobos. Eso si, cuando salí de currar había una buena capa de nieve, lo más peligroso es el hielo, que si te escurres te rompes la crisma, y para que queremos más. Al final como siempre mucho ruido y pocas nueces, pues por la tarde con la lluvia se disolvió todo.

En este mes son muy típicas las fallas. Se celebran en Valencia.

Comienzan el día diecinueve que es San José, que algunos años es fiesta y otros no, pues se traen unos líos que no hay quien lo entienda.

A mí lo que me llama la atención de las Fallas, aparte de los fuegos artificiales, es el trabajo que lleva preparar todo el espectáculo. Según tengo oído, no estoy muy seguro del tema, están todo el año trabajando para formar las figuras que se les ocurre, lo mismo son de políticos, cantantes, en fin gente famosa.

Pensar que cuando llega el día señalado se quema todo. Creo que alguna vez se salva la figura de algún personaje famoso de turno. Pues la fama es lo que tiene, que puedes caer simpático o todo lo contrario, si es así ya puedes salir corriendo, que no te escapas de la quema.

 

Abril.

Abril, aguas mil. Me causan gracia los dichos o refranes populares, pues muchas veces no son más que palabras que no van a ninguna parte.

Como el dicho que dice: ´´Del dicho al hecho, hay mucho trecho´´. La cuestión es que como hagas caso vas fresco, yo no discuto su sentido, pues yo por si acaso no me fío un pelo.

Este mes también es complicado, lo mismo tiene días de mucho frío, de lluvia, o de calor. No sabes cómo va a salir. Eso sí, los días son más largos, por lo tanto, hay más luz solar.

Está como si dijéramos saliendo del invierno, aunque dicen que ya es primavera, de eso nada, pues el día que le da la locura hace un frío que pela, así que como quien dice,´´entre Pinto y Valdemoro´´.

Es muy inestable, un poco loco si esta.

Hay una pregunta que siempre me hago y es la siguiente, ¿por qué la semana Santa, unas veces se celebra en marzo y otras en Abril? Nunca lo he entendido, más que nada es por curiosidad, pues es un lío de mucho cuidado que no hay quien lo entienda.

Yo en el tema de la festividad de la semana Santa ni entro ni salgo, respeto a quien le guste y lo siente, es algo muy personal.

A mí lo que me llama la atención, es ver la cantidad de gente que participa. Dicen que la fe mueve montañas, es verdad. Toda España está de procesión, vas a cualquiera de las ciudades o pueblos y no puedes dar un paso.

Se recuerda la muerte y resurrección de Cristo, son días muy importantes para la religión católica. Es un tema que le tengo mucho respeto, pues desde niño me educaron en dicha religión.

Estoy tratando de dar unas pinceladas al tema de la mejor manera posible.

 

Mayo.

Mayo es un poco complicado, lo mismo hace mucho frío, que un calor exagerado. Pues mira cuando le da por llover, es muy inestable, no sabes por donde va a salir.

No te puedes fiar ni un pelo, lo mismo amanece un día esplendido, que luego a mediodía de repente empieza a llover a cántaros.

Me parezco al hombre del tiempo, pronosticando como si entendiera de metereología, menudo soy yo, faltaría más.

Hay un refrán que dice: ´´ Marzo ventoso, y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso´´.

Últimamente me he vuelto un refranero de mucho cuidado. Me viene pal pelo para explicar cómo es mayo. Aquí sí que la primavera empieza a hacer de las suyas.

Empieza a florecer todo que no veas tú, si, si, muy bonito pero lo malo viene cuando sale el dichoso polen. Para quien padecemos este problema de alergia es un suplicio. Yo pienso lo siguiente: ´´que bonita es la primavera, pero que mala leche tiene´´.

El uno de mayo se celebra el día del trabajador. Es una fiesta que se hace en todo el mundo.

Yo tengo un título para esta fiesta: ´´El día del currante´´. Hay infinidad de manifestaciones para exigir mejoras laborales, en cuanto a seguridad, condiciones salariales, en fin, todo lo que se refiere al trabajo.

Hay una cosa que todo currante hace, es mirar el calendario laboral. Ver los días festivos y si hay algún puente, pues mucho mejor.

También es fiesta el dos de mayo. Solo es en la Comunidad de Madrid.

Se recuerda cuando el dos de mayo de mil ochocientos ocho, el pueblo de Madrid se echó a la calle para luchar contra las tropas de Napoleón. Según cuenta la historia, el muy espabilado le vendió un cuento chino al gobierno, creo que le dijo que quería entrar en Portugal.  No estoy muy seguro del tema, lo digo para que nadie piense que me lo invento, pues hace mucho tiempo que lo leí o lo escuché.

El caso es que los franceses invadieron España. Hicieron lo que les dio la gana, se apoderaron de todo lo habido y por haber. Hasta que la gente se cansó y harta de aguantar, dijo, hasta aquí hemos llegado y se echó a la calle.

Así que desde ese momento se fue pasando la voz de unos a otros, hasta llegar a toda España. Napoleón se llevó un buen chasco, pues creía que se iba a salir con la suya, si, si, no sabía con quien se la estaba jugando.

Se creía un iluminado y pensaba, – aquí con estos hago lo que quiera y los convierto en franchutes.

Lo que no sabía era que le iba a salir el tiro por la culata como dice un dicho popular. Así que le dieron pal pelo.

Como se suele decir en estos casos, fue una lucha sin cuartel hasta expulsar al último francés de España.

Creo que para Napoleón fue una derrota total. Tengo entendido que le destituyeron, y murió en algún lugar de Francia, totalmente arruinado.

 

Junio.

Junio es por lo general caluroso, aunque este año ha sido un poco raro, pues hubo días con algo de fresco, sin llegar a ser frío pero que la temperatura no era la que correspondía para ese mes.

Salvo raras excepciones, ya empieza la temperatura a subir que se las pela, pues entra el verano, pero como el tiempo está loco lo cambia todo y no sabes por donde va a tirar.

Muchas veces parece que se resiste, y no quiere venir el calor, pero cuando llega lo hace de verdad, y no hay quien lo aguante.

La ropa que utilizas durante todo el año, cómo es lógico se queda fuera de servicio, si no quieres coger el sarampión o las siete cosas.

Con el calor, el trabajo se hace muy pesado, pero no tienes más remedio que cumplir con tu cometido, como quien dice, sí o sí, de lo contrario ya sabes lo que te espera, que te den la carta de despido. Hay un refrán que dice: ´´Esto son lentejas, si las quieres las comes, y si no las quieres las dejas´´. No están las cosas para semejantes sustos.

Yo por si acaso no le busco los tres pies al gato, no sea que me encuentre con alguna sorpresa, de las que nadie quiere.

 

Julio.

Julio también se las trae, es una chicharrera, pues da la impresión de que estás en un horno. El calor que hace es asfixiante llegando la temperatura a los cuarenta grados.

Aquí en Madrid hay veces que la temperatura llega a superar los cuarenta y tres grados.

Cuando llegamos a estos extremos ni te cuento. Solo quieres beber agua, esa es la sensación que yo siento. Pues, cuanto más agua bebes más quieres, no te ves harto, es increíble la cantidad de líquido que puede una persona beber.

Si por casualidad, de esas cosas raras que ocurren, hay una tormenta por pequeña que sea dices: – Que gusto, un poco de agua, a ver si refresca un poco, porque si no vamos a terminar cocidos como sardinas en aceite, de tanto calor´´.

Es curioso que el nombre de julio se puede utilizar de dos maneras, la primera para identificar el mes del que estamos hablando, pero con la diferencia de que al referirnos a dicho mes por escrito, hay que hacerlo con minúscula: ´´julio´´´. Pero al tratarse de una persona hay que hacerlo con mayúscula. Son curiosidades de la escritura.

Eso sí, hay que reconocer que es un nombre muy bonito. Pues de todos los nombres de los meses, es el único que se puede poner a una persona.

En este mes hay unas fiestas muy típicas que empiezan de la siguiente manera:

´´Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril, cinco de mayo, seis de junio, siete de julio San Fermín´´.

Es indiscutible que son unas fiestas muy tradicionales, se celebran desde hace muchísimos años. Parece mentira ver correr a hombres y mujeres delante de seis toros. Muchas veces alguno de los corredores sale mal parado con alguna cogida, demasiadas pocas cosas ocurren con lo peligrosos que son los toros.

Dicen que los animales son seres irracionales, y las personas son seres racionales. Pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Digo esto porque cuando se ponen a correr unos y otros mi pregunta es la siguiente. ¿Quién es más animal de los dos? Pues muchas veces las personas se comportan peor que los animales, unas veces por miedo, y otras da la impresión que son salvajes. Desde luego hay que echarle valor para correr delante de semejantes bichos.

´´Estoy pensando que como a mí se me da muy bien correr, me podía presentar allí, a ver que se siente. Eso si, le digo al bicho, ni se te ocurra tocarme un pelo pues te hago filetes, tú verás lo que haces, menudo soy yo´´.

 

Agosto.

En agosto frío el rostro, como dice el refrán. Yo no me explico de donde habrá salido ni quien lo inventó, pues hace muchísimo calor la temperatura hay veces que pasa de los cuarenta grados, y se hace insoportable. ´´Así que yo digo, una leche va a hacer frío´´.

Por supuesto este mes me le tomo libre como corresponde.

Parece mentira, pero la actividad diaria se reduce a la mitad. No hay casi tráfico, da gusto ir a cualquier parte sin agobios. Hay menos ruido, la mitad de los comercios están cerrados, sobre todo los pequeños pues en muchos encuentras un cartel que dice: “Cerrado por vacaciones del uno al treinta y uno de agosto”. Así de esta forma se queda Madrid.

De vez en cuando, cosa muy rara pues el tiempo como ya he dicho otras veces, está completamente loco. Se lía una tormenta de mucho cuidado. Como yo digo, ´´mucho ruido y pocas nueces´´. Eso sí, como te pille en la calle y sin paraguas, acabas hecho una sopa, con el agua hasta las trancas. Después de haber hecho tanto ruido, y mojar un poco todo lo que pilla a su paso se retira como quien no quiere la cosa, dando la impresión que se estuviera riendo de todos en la cara diciendo: ¿Me ves? Pues ahora no me ves. Y te deja como quien dice, compuesto y sin agua. Yo digo que es pasarte el agua por el morro, pues me gustaría ver un día pasado por agua, no es mucho pedir, pienso yo, pero la naturaleza es así y no se puede cambiar a nuestro gusto.

Como ya dije antes, en este mes al tenerle libre de currar, aprovecho para reponer las pilas. Me olvido del reloj, de tener que levantarme pronto para ir a cumplir con mi obligación.

Eso sí, hay que reconocer que uno se acostumbra a lo bueno, pero amigo, cuando ves que el tiempo de estar tranquilamente sin preocuparte de horarios ni historias llega a su fin, te sienta mal.

Así que dices: ´´-Voy a aprovechar todo lo que pueda estos últimos días que luego viene todo el lío de las prisas para aquí y para allá´´. Siempre que llega agosto piensas: Madre mía que de tiempo libre voy a tener y cuando te das cuenta pasa volando. 

Septiembre:

Septiembre es un poco inestable, no te puedes fiar ni un poco de él. Por lo general la primera quincena suele hacer un calor terrible, según le da la ventolera.

Los días se van haciendo más cortos, parece mentira como la luz solar va dando la vuelta muy lentamente día a día. Es un proceso de la naturaleza que no cambia nunca, da la sensación que hubiera un reloj por medio y todo se desarrollara a través de él. Es de una precisión tan exacta que ningún ser humano es capaz de superarla nunca, por muchos inventos que haga y se empeñe en igualarse, pues resulta imposible.

Hacia la mitad de mes, más o menos, después de haber hecho de las suyas, pues también tiene muchos cabios de temperatura que no sabes por donde va a tirar, viene el veranillo de membrillo, que tiene también otro nombre, veranillo de San Miguel. Es curioso que tenga dos formas diferentes para identificar el nombre de un cambio o festividad del tiempo del mes de turno.

El caso es que en esos días hace un calor de mil demonios. Da la sensación de que el tiempo no va a cambiar nunca, como si se resistiera a dejar el paso libre al frío. Pero luego como siempre viene con las prisas y nos da “palpelo”, que pasamos del calor al frío en un suspiro.

Como lo bueno se acaba pronto, eso de estar sin preocuparte del reloj llega a su fin, hay amigo, tienes que empezar a currar y dar el callo. Como dicen por ahí, ´´tienes que ganarte las habichuelas´´.

A partir de ahora empieza el día a día, todos vamos con prisa, unos a currar y lo niños al colegio. Como dice el famoso dicho: ´´Cada mochuelo a su olivo´´.

Los comercios pequeños empiezan a abrir. Aumenta el tráfico, todo vuelve a la normalidad y se nota el bullicio de siempre. La tranquilidad de los días en que todo el mundo se va fuera y se quedan las calles medio vacías, y solo quedamos cuatro gatos se termina.

Dicen que en septiembre viene el otoño, pero del dicho al hecho hay mucho trecho, pues en vista del tiempo que hace da la sensación de que no va a llegar nunca.

Tengo que decir que parece que el tiempo no va pasando, pero cuando quieres darte cuenta ya han caído unos cuantos meses. Y piensas: ´´el tiempo no corre, vuela´´.

Octubre:

En octubre sí que ya se ven cambios en el tiempo. Por regla general la temperatura baja drásticamente, hay que echar mano de la ropa. Aunque de vez en cuando hay algunos días con bastante calor, pero no tan sofocante como antes, se puede considerar más llevadero. Son los últimos coletazos del verano que se resiste a marcharse, pero al final no le queda otra que claudicar antes o después, y dar paso al otoño. 

Es curioso ver como las hojas de los árboles van cayendo y se quedan como quien dice totalmente desnudos, con el frío que hace, ´´hay que ser bobos´´.

Lo lógico es que vengan las lluvias, las nieblas y todo el mal tiempo que corresponde, pero por lo visto se resiste a ello. Parece ser que aquí en Madrid no tenemos derecho a estas cosas, pues según visto lo visto como quien dice, somos de secano, y así nos crece el pelo.

En cualquier parte llueve torrencialmente causando estragos, pero aquí ni de coña, y si por casualidad viene una tormentita de mucho ruido es con granizo, pues si te pilla en la calle y vas sin paraguas te hace la pascua, y te quedas hecho una sopa. Después tal como viene se va y adiós muy buenas, y si te he visto no me acuerdo.

El día doce, a parte de celebrarse la Virgen del Pilar, coincide con la Hispanidad y según tengo oído hay otro nombre, ´´La Raza´´. Este último es de muy antiguo.

El motivo de la celebración de este día es cuando Cristobal Colón descubrió América. Por lo visto a causa de esto hay sus más y sus menos, ´´cosas de la política´´, en las que ni entro ni salgo, pues no me interesan para nada, ahora que se politiza todo. Yo tengo una frase para calificar este embrollo, es esta: Hay que sacar punta a todo, hasta a un bolígrafo.

Ahora estamos de vuelta otra vez con el tema del dichoso reloj.

Ahora toca atrasar una hora, cuando sean las tres de la madrugada serán las dos. Al final nos vuelven locos con tanto cambiar la dichosa hora.

Ahora dicen que quieren quitar esta historia del reloj. Según parece ser, van a elegir entre la hora de verano o la de invierno. A ver si es verdad que se ponen de acuerdo de una vez y nos dejan tranquilos con este tema. Pues es un rollo tener que estar cambiando la hora dos veces al año. Yo hasta que no lo vea con mis propios ojos no lo tengo muy claro. ´´ Ver para creer´´.

Noviembre:

En noviembre la cosa cambia totalmente. Hay una frase que dice: “Para los santos nieve en los altos”.

Como siempre mucho rollo con esto de las frases, pero unas veces dan en el clavo y otras nada de nada, pero ahí están de toda la vida, que desde que tengo uso de razón sé que son de dominio público. Y yo me aprovecho de ellas para mi uso particular en mis relatos.

Volviendo al mes de turno, hay un cambio radical en la temperatura como es lógico. El frío se presenta si o si, y se queda dando toda la guerra que quiere, sin posibilidad de decirle: ´´Mira chaval, vete con viento fresco a otra parte´´.

Ahora sí que tienes que coger ropa de abrigo, pues de lo contrario te quedas pajarito tiritando de frío. Eso si hay que decirlo, después de estar acostumbrado a ir siempre con ropa ligera, tienes que coger la cazadora y toda la historia al completo. Que si la bufanda, los guantes, a mí personalmente no me gustan, y si hablamos del paraguas ni te cuento.

Me gustaría ver este año una buena nevada, vamos a ver si como se dice siempre. ´´ Vamos a cruzar los dedos por si tuviéramos la suerte de que nos tocara la lotería y apareciera todo blanco´´.

Hay una cosa que me llama la atención con motivo del día de los Santos. La fiesta que monta mucha gente a consecuencia de este día, mi opinión personal es que lo considero una imitación del carnaval, aunque en plan macabro.

Hay una frase que dice: ´´Para gustos los colores´´. Claro, que tiene que haber de todo en esta vida, sino menudo aburrimiento. Eso de pintarrajearse la cara que da la impresión de una calavera, a mí, que quieres que te diga, pues lo dicho antes, bastante macabro y de mal gusto. Aunque allá cada uno con sus gustos y manera de pensar.

Volviendo al tema del tiempo, es una transición del otoño al invierno puro y duro, pues hay veces que la temperatura baja tanto que llega a bajo cero. Muchas veces te acuerdas del calor y dices, ni tanto ni tan calvo pues la diferencia es enorme.

 

 

 

 

 

 

Diciembre:

Diciembre es el último mes del año. Es bastante movidito, aparte del frío que ya no tienes escapatoria posible, pues cuando le da por dar la lata no hay quien le aguante. Entre la lluvia, el viento y si por casualidad le da por nevar, cosa muy rara últimamente, ya puedes salir corriendo.

El día 6 se celebra cuando se creó la Constitución Española en el año 1978, y empezó a funcionar la democracia con los partidos políticos y las votaciones.

Todos los años por esta fecha más o menos hay jornada de puertas abiertas de cara al público, para quien quiera visitar el Congreso lo pueda hacer, creo que son dos días los que abren, y se forman unas colas enormes para poder entrar. Más de uno se habrá quedado con las ganas de entrar pues es imposible acoger a tanta gente en tan poco tiempo.

Yo tuve la gran suerte de visitar el Congreso un día, si no recuerdo mal en el año 1998 con Fundación Amanecer. Fue una visita programada, y la verdad es que me gustó mucho. Cuando entramos me hizo mucha impresión verlo por dentro, pues pensar que allí se toman todas las decisiones malas o buenas para dirigir España, sinceramente me encogía. Más al recordar cuando ocurrió el golpe de estado, en el año 1981 me daban escalofríos solo de pensarlo. Eso sí, forma parte de la historia.

El recuerdo de la visita al Congreso para mí es inolvidable, y por este motivo he tenido el gusto de contarlo tal y como fue.

No nos podemos olvidar de un acontecimiento tan importante y tradicional como es la lotería nacional.

El sorteo se suele celebrar el día 22. Según tengo oído, viene de muuchísimos años atrás, no sé el origen de dicho sorteo ni quien

lo creo, pero ya es de dominio público. Pues en las navidades no

puede faltar la lotería porqué sin ella no sería navidad.

Todo el mundo participa más o menos en la lotería, es algo muy contagioso en el sentido de que siempre hay quien te anima y te dice: ´´Si quieres vamos a medias, a ver si tenemos suerte y nos toca el gordo, o si no algún buen pellizco. ´´Y de esta forma tan simple va pasando de unos a otros.

Hay que reconocer que la lotería mueve muchísimo dinero, es impresionante. Siempre me pregunto: ¿Que tendrá el dinero?

Pues todo el mundo se pierde por él, más si te pica el gusanillo de la lotería no hay forma de que te libres. Y piensas, ´´total una vez al año no hace daño. “Aunque luego toda la ilusión que has puesto en el décimo se queda en agua de borrajas.

Luego vienen Noche Buena y Navidad. Son días en los que se celebra el nacimiento del niño Jesús. Aunque yo pienso que al cumplir 2019 añitos, mejor diríamos que es un niño muy viejecito. Pero en fin, así es la tradición que es lo que nos han enseñado desde pequeños y por lo tanto hay que respetarlo.

En la Nochebuena se reúne la familia en torno a la mesa. Es una noche muy entrañable pues siempre se recuerda a quien se fue, pues así es la vida, unos se van y otros vienen.

Es motivo de alegría el nacimiento de un nuevo miembro en la familia, pues parece mentira lo que llena un personajillo, que pone la casa patas arriba. Solo con mirarle se te quitan todas las penas, personalmente eso es lo que yo siento. Hay una frase que dice:

´´La vida te da penas, y también te da alegrías. ´´ Siempre hay una luz que se enciende, es como si te dijera, hay que seguir para delante pues la vida continúa. Así que pienso que lo importante es disfrutar del cariño de la familia y de la gente que te rodea, no solo en Nochebuena, si no durante todos los días del año.

Hay una cosa que me llama la atención, es la iluminación de las calles con motivo de estos días tan entrañables. En todos los escaparates de los comercios ponen luces de forma que, aunque no quieras tienes que mirar. Como es lógico buscan la manera de atraer a los clientes con todo tipo de detalles, la verdad es que da gusto verlos.

En las calles pasa lo mismo, todo son luces de colores a cuál más llamativa, con forma de estrellas o rombos según quien monta el tinglado. Desde luego hay que tener imaginación para preparar todos los años un poco de ambiente festivo, unas veces lo hacen mejor y otras regulín, regulán. Pero como estamos en Nochebuena si hay algún fallo se perdona.

Luego está el turrón. Vayas donde vayas, por todas partes lo primero que ves es el dichoso turrón. De todas las formas y sabores posibles, blando, duro etc. Para los golosos es la perdición, pues solamente verlo se te hace la boca agua.

Y si hablamos de los polvorones ¡madre mía! Ya no hacen falta más comentarios, pues como quien dice, ´´están de vicio”.

La verdad es que el turrón es algo muy tradicional, de toda la vida.

Unas navidades sin turrón no serían navidades, faltaría más.

Mi opinión personal sobre estos días, es que estamos en una etapa de consumo total. No es que lo critique, pues cada uno es libre de comprar lo que quiera si le interesa. A lo que me refiero es que por todas partes te fríen con anuncios de todas las maneras posibles, el caso es ir a la caza del cliente.

También son muy clásicos los nacimientos o belenes. Que representan el nacimiento del niño Jesús en el pesebre. Lo mismo ocurre con el árbol de Navidad, aunque depende mucho de las costumbres y gustos de las personas.

El día 28 es el de los inocentes. Aquí sí que hay que tener mucho cuidado, pues sin que te des cuenta te gastan una inocentada.

Cuantas veces estás escuchando las ´noticias, y sin saber cómo lo hacen, te meten la gamba sin que te enteres. Algunas veces al día siguiente lo que dijeran lo desmienten, y te quedas pensando:

¡Serán cabritos, como la han liado! Así como quien dice, a lo tonto, a lo tonto se quedan contigo. Y tú sin enterarte de la movida.

Y por último llega el día 31 que es Nochevieja. Por lo tanto, el último día del año. Así de esta manera se cumplen los 365 días de todo un año. Salvo excepcionalmente cuando es bisiesto, entonces son 366 días.

Total, que va pasando otro año más. Y como quien no quiere la cosa vas cumpliendo un año más, así que quieras o no quieras te haces más viejo. Como dice una frase: Cuanto más viejo, más pellejo.

Parece mentira como van pasando los días, los meses y los años, uno tras otro. ¡Mejor ni te cuento, sin comentarios!

 

Jesús Galiana Torres 10- 10 – 2019

Compartir en

Deja un comentario

Puedes publicar en el club sin dar tu correo o nombre.
Tu opinión se publicará como Participante / Anónimo.